sábado, 13 de agosto de 2016

Docencia


Foto: Sarah Haj-Hassan

Al observar cómo recomponía su moño y las vestiduras, la secretaria de la directora Huttington dudó un instante.
- ¡Hazle pasar! –le espetó ésta.
Lord Worthington entró gritando.
- ¡En los tres siglos que lleva mi familia en esta institución, nunca habíamos sufrido semejante ultraje!
- ¿Señor…?
- ¡Ese profesor suyo, ese Lexter, no sólo ha mancillado el honor de mi Meredith sino que, además, la ha dejado encinta!
- ¿Encinta …?
Mientras lord Worthington seguía vociferando ante el lívido rostro de la directora, el profesor Lexter, escondido bajo el escritorio, estudiaba la conveniencia de un nuevo cambio de aires. 

3 comentarios:

  1. Ja, ja... Menudo truhan ese Lexter. Bueno, eso que se lleva. Muy divertido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que aquí el papelón es el de la directora. Para estar presente cuando se marcha el airado padre y escuchar la conversación posterior, ja, ja.

      Eliminar
    2. Yo creo que hablarían poco, ése sale de debajo de la mesa sin dientes, jejeje...

      Eliminar