miércoles, 3 de agosto de 2016

Y con este, se golpea

Foto: Paris on Ponce


Instintivamente repelió el ataque y se revolvió. Su puño salió disparado, impactando en el rostro de su contrincante, que retrocedió.
Sin darle tiempo, avanzó golpeando una y otra vez hasta hacerlo morder el polvo.
El público rugió entusiasmado.
- Player dos… ¡bins! –leyó con dificultad-. Eso quiere decir que he ganado, ¿no?
Su nieto la miraba con la boca abierta y el mando fláccido entre las manos.
- ¿Qué? ¿Otra? –rió, entusiasmada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario