miércoles, 31 de agosto de 2016

Capricho


Foto: tienksdb

-No quiero a ningún otro, padre. Quiero a Lester.
-¡Es mi criado!
-¡Le quiero a él!
El rey se marchó airado sabiendo, en el fondo, que era una discusión perdida de antemano.
-¿Quieres a Lester? –pensó-. Tendrás a Lester.
Lo mandó llamar y él mismo lo mató y lo guisó en una inmensa olla.
El día del banquete, su cabeza coronaba una gran fuente de carne y verduras.

Al verlo, la princesa abrió los ojos, horrorizada.
-Es... Lester.
-Feliz cumpleaños, hija –dijo, con sorna.
-Has hecho... estofado.
La princesa miró a su padre, furibunda.
-¡Lo quería asado! ¿Tanto te costaba?

domingo, 28 de agosto de 2016

Excusas


Foto: Ozan Uzel

- ¡Soy un romántico de la vida! ¿Qué le voy a hacer? ¡Necesito amor a mi alrededor, sentirme querido!
- ¡Te pedí una semana! ¡Una!
- ¡Me abandonaste!
- ¡Una semana... para pensar en lo nuestro! ¡¿Y te tiras a mi madre?! ¡¿Y tu excusa es que necesitas dar amor?! ¡Eres un cabrón!
- ¿Sirve de algo que te diga que me recuerda mucho a ti? –pregunta, con un hilillo de voz.

jueves, 25 de agosto de 2016

Amantes


Foto: Juan Hurtado

Cuando miré, ella me sonreía.
Luego bajó la cabeza, temerosa de que alguien lo advirtiese. Tenía quince años, yo diecisiete. Era la hija del señor del castillo, yo servía copas en el salón. Nuestro amor era tan imposible como peligroso.
Pero yo no podía olvidar aquella noche en la que, sin más ropa que nuestras caricias, nos amamos.
“¿Volveré a verte?”, le pregunté. Ella sonrió. Igual que ahora.
Un caballero gritó mi nombre, sobresaltándome:
- ¡Muchacha, no te quedes ahí parada! ¡Llena mi copa o te despellejo!
Y dándome un fuerte pellizco en el trasero, estalló en ruidosas carcajadas.





lunes, 22 de agosto de 2016

Un profeta cansado



- Para convertirse en profecía, viejo, tu cháchara debería cumplirse alguna vez.
Los soldados rieron con estrépito la burla de su centurión.
El anciano se levantó del suelo, sacudiéndose la túnica manchada.
- En la séptima noche –sentenció, blandiendo su bastón-, la desgracia caerá sobre tu hogar.
El oficial escupió con desprecio. Las tropas marcharon riendo.
Una semana después, una sombra se deslizó en casa del centurión. Una daga refulgió en la oscuridad y por cinco veces cayó sobre su primogénito.
Mientras limpiaba la sangre en las sábanas del pequeño, el anciano murmuró:
- Se ha cumplido.
Foto: lettieb

sábado, 20 de agosto de 2016

Desaparecida



Foto: Alfonso Díaz

Tenía que conseguirlo como fuera. Y pronto. Aquello estaba durando demasiado.
Observó cómo el líquido caía, gota a gota, en la probeta.
Al principio, había sido divertido. Espiar a la gente sin ser vista, colarse en lugares prohibidos. Pero aquello había terminado en seguida.
Mezcló el contenido de la probeta con la solución que había destilado la noche anterior. Los recipientes bailaban ante sus ojos como si flotasen en el aire. Si aquello no funcionaba, no sabía qué más probar.
Con una creciente angustia, se preguntó si volvería alguna vez a ver su rostro en un espejo.